Lo cierto es que, con la llegada del verano, las estrategias utilizadas durante el resto del año en Social Media Marketing se pueden caer. Los consumidores suelen seguir siendo fieles a sus consumos y lo siguen siendo a ciertas marcas y productos aunque, en verano, se nota una tendencia a la baja a ese consumo. Bien debido a reducir esos gastos para utilizarlos en otra cosa, o bien porque nuestra estrategia no está bien planteada y no les llega el mensaje de la misma forma. Muchas empresas ven en el verano una época de crisis, sin embargo, puede ayudarnos para optimizar nuestra estrategia de marketing online y obtener mejores resultados de los esperados.

Necesitamos lograr ese engagement en internet que nuestra marca necesita y, precisamente, el verano puede ser la mejor época para intensificar las acciones de marketing online. Sobretodo puede ser una oportunidad para muchas empresas y marcas que han sufrido caídas en sus ventas durante todo el año. Aunque también, tenemos que enfocar nuestra estrategia en innovar, en ser diferentes, porque precisamente esa diferenciación será lo que nos marcará y hará que el consumidor se fije en nosotros. Es el momento de repasar y analizar qué estrategias hemos utilizado y cuáles nos han servido y otras que no. Es el momento de hacer balance de los resultados obtenidos y redirigir nuestra estrategia.

 

¿Qué hacemos entonces durante el verano?

Cambia los mensajes: gracias a la facilidad que nos otorgan las redes sociales de ir moldeando nuestra estrategia, el verano puede ser la época idónea para lanzar mensajes diferentes, sin que estén fuera de tono y que no perjudiquen a tu marca. El verano es tiempo de relax, la gente tiene una actitud más relajada, ¿Por qué no pruebas con mensajes que entretengan a tu consumidor?. Con este tipo de acciones le arrancarás una sonrisa y tendrá tu marca presente siempre, y generará en él una empatía que hasta el momento no tenías.

Publica en diferentes horarios: con frecuencia diferente y sobre temas variados. Podrás monitorizar los resultados y optimizar tus acciones de marketing online.

Dedícale más tiempo a fomentar las interacciones: es algo muy importante, en verano tienes más tiempo para contestar a los comentarios o responder a las menciones en Twitter o Instagram. Incluso es el momento de buscar influencers que te ayuden a generar conversación. Es una buena práctica que es necesaria que pongas en marcha lo antes posible, te ayudará saber qué quieren tus consumidores de una forma directa y sin apenas inversión. Más de un 40% de las empresas utiliza redes sociales para ver qué hace una determinada marca o simplemente para observar que hace la competencia.

Utiliza otras redes sociales: experimenta con redes sociales que hasta el momento no habías utilizado o revive aquellas cuentas que tienes un poco abandonadas. Ahora puede ser un buen momento para incluirlas de nuevo en tu estrategia online y dedicarles el tiempo que precisan como YouTube o Pinterest.

Primero comunica, luego vende: de nada sirve que satures a tus seguidores con multitud de mensajes sobre tu producto. Tienes que ser punto de referencia, responder a sus necesidades o compartir contenido de calidad. Plantéate qué es lo que quiere tu cliente, y no lo que tú quieres vender, que necesita en este preciso instante, y no pienses en que tienes que sacar este producto en promoción. Si te conviertes en su marca de referencia, siempre optará por comprar tu producto antes que otro. Los usuarios siempre se deciden por emociones y no por acciones.

Está claro que lo que pretendes es vender, pero busca la manera adecuada de incentivar las ofertas con cupones, sorteos atractivos, promociones, 2×1… pero no abuses. Estas publicaciones suelen ser de las más compartidas.

 

¿Te has planteado una campaña de Paid Social?

El verano puede ser una buena época para invertir en anuncios en redes sociales. Piensa en lo que quieres conseguir si seguidores, si ventas, si captación de datos… y enfoca tu campaña de Paid Social para lograr tu nuevo objetivo.

Además, este tipo de campañas son económicas y consiguen un gran impacto. Tú eliges el presupuesto diario y puedes personalizarlo y geolocalizarlo según tus intereses. Gracias al Paid Social tu marca puede llegar a un público que de otra forma no alcanzarías.